Historia

Casi 100 años de historia minera

El proyecto de Barruecopardo está ubicado en Salamanca (España), una zona tradicionalmente importante de la producción de wolframio.
La extracción de wolframio en Barruecopardo comenzó a principios de la década de 1930 y alcanzó su apogeo entre 1942 y 1945, si bien la mina siguió abierta hasta 1982. Durante la mayor parte de su vida operativa, Barruecopardo fue la mina de wolframio más grande de España, y de su corta a cielo abierto salía un concentrado de wolframio de alta calidad.

La explotación original de Barruecopardo (1930-1960) se realizó mediante una serie de pequeñas explotaciones (200 metros de largo y entre 5 y 30 de ancho) a cielo abierto con taludes verticales. Estas operaciones no mecanizadas llegaron hasta profundidades de unos 30 metros. Más adelante (1960-1982) la actividad se centró en desarrollar la pequeña corta de la zona sur, hasta convertirla en una gran corta mecanizada (800 metros de largo y 100 de ancho) que alcanzó una profundidad máxima de 80 metros. Las paredes de la corta eran semiverticales y en general sin bermas intermedias de seguridad. Todo el material extraído en el pozo principal se trituraba en el fondo de la corta y se trasladaba a la superficie por medio de una cinta transportadora a través de una galería subterránea. Todo el material (mineral y estéril) se procesaba en planta por métodos gravimétricos. En esa época se procesaron aproximadamente 10,2 millones de toneladas de mineral, con una producción resultante de aproximadamente 4.000 toneladas de concentrado comercializable.

La mina tuvo un efecto positivo en Barruecopardo y en las localidades colindantes y fue una importante fuente de empleo y de riqueza en la zona.

Un emplazamiento afectado por la contaminación

La vieja mina cesó su actividad a comienzos de la década de 1980, pero algunas de sus infraestructuras e instalaciones aún siguen ahí, como la corta (con aproximadamente un millón de metros cúbicos de agua ácida), varios edificios y estructuras en ruinas y escombreras con más de 10 millones de toneladas de estériles finos y gruesos.
Actualmente el estéril inerte procedente de la antigua planta de proceso está siendo aprovechado por una empresa local, sin relación alguna con Saloro, para producir áridos para la construcción.
Parece que algunas áreas del emplazamiento están contaminadas, a nivel del subsuelo y en superficie, por sustancias procedentes de la actividad minera anterior, incluidos algunos contaminantes peligrosos. Contratistas especializados que trabajan en el emplazamiento en nombre de Saloro han confirmado la presencia de esta contaminación incluyendo su ubicación específica, grado y naturaleza de la contaminación en cada caso

Saloro emprende un proyecto para reactivar una mina histórica

Saloro suscribió un acuerdo de participación y Joint-Venture sobre varios permisos de investigación (PI) ya existentes, incluido el de Saldeana, que incluía la mina histórica de wolframio de Barruecopardo. La titular del PI Saldeana era entonces la Sociedad de Investigación y Explotación Minera de Castilla y León, Sociedad Anónima (SIEMCALSA), que lo solicitó en agosto de 2001. SIEMCALSA es una empresa privada creada en 1992 en Valladolid que está parcialmente financiada y controlada por el gobierno regional y cuyo objetivo es fomentar la prospección y el desarrollo minero en Castilla y León.

Saloro comenzó las actividades de prospección minera en el PI Saldeana incluyendo trabajos en el emplazamiento de la mina histórica de wolframio de Barruecopardo y sus alrededores. Estas actividades se centraron rápidamente en la antigua zona de la mina, y la perforación y estudios técnicos empezaron poco después.

Tras los estudios y campañas de sondeos iniciales en el yacimiento de wolframio de Barruecopardo, una evaluación independiente del proyecto, llevada a cabo por Scott Wilson Mining en nombre de Saloro arrojó unos resultados prometedores que redundaron en nuevas campañas de sondeos asi como diferentes estudios y ensayos.

Saloro se hizo con el 100% de la propiedad del PI Saldeana (sujeta a pagos fraccionados) incluyendo la mina histórica de wolframio de Barruecopardo.

Se presentaron las solicitudes de permisos preliminares para una potencial explotación minera de wolframio en el proyecto de Barruecopardo.

Se completó el estudio de viabilidad definitivo del proyecto de wolframio de Barruecopardo con la recomendación de proceder a la financiación y desarrollo del proyecto.

Se presentó la documentación definitiva para los permisos medioambientales y de explotación para el proyecto minero de wolframio de Barruecopardo.

Se recibió la aprobación medioambiental para el proyecto de wolframio de Barruecopardo.

El proyecto de wolframio de Barruecopardo recibió la Concesión de Explotación minera (autorización definitiva por parte de la autoridad minera del gobierno regional).

Se dispuso el paquete de financiación para el proyecto de wolframio de Barruecopardo.

Con la Ingenería de detalle suficientemente avanzada, comenzó la adquisición de equipos para la planta de proceso e infraestructura y se ejecutaron todos los acuerdos de compra de terrenos, lo que permitió el inicio de las actividades de preconstrucción y preparación del emplazamiento.

Saloro recibió de la Junta de Castilla y León la declaración urgente de ocupación de los terrenos restantes requeridos para la completa construcción del proyecto de Barruecopardo.