Nuevas operaciones mineras

Limpieza y nueva vida para el emplazamiento

Saloro está preparando el emplazamiento actual para convertirlo en una explotación minera y de procesamiento moderna, eficiente, responsable y sostenible que produzca un concentrado comercializable rico en wolframio.

La explotación minera se realizará sobre la excavación ya existente (corta) y alrededores, haciendo un nuevo uso del área afectada ya existente.

Ya hay en marcha preparativos para la manipulación, limpieza y reutilización para las necesidades hídricas del proyecto del agua ácida que ahora llena parcialmente la corta. A tal fin se está fabricando una planta de tratamiento. De este modo, se aprovechará un recurso que en estos momentos posee un escaso valor práctico, garantizando la autosuficiencia del proyecto en cuanto a necesidades hídricas se refiere y evitando que sea una carga para otras fuentes de suministro de agua de la zona.

Como parte de las actividades de construcción, Saloro está limpiando y retirando todos los materiales peligrosos y áreas de contaminación existentes en el emplazamiento, de conformidad con la legislación vigente.

Construcción

Una vez recibidos todos los permisos del proyecto durante 2014 y tras la disposición de un completo paquete de financiación a mediados de 2015, Saloro se dispuso a completar la ingenería de detalle, realizar los pedidos de equipamiento para la planta de procesamiento e infraestructura y ultimar el resto de los preparativos para la preconstrucción (incluyendo la entrega a la Junta de Castilla y León de una fianza de responsabilidad medioambiental de 1,5 millones).

Ya se han iniciado las obras de construcción en el emplazamiento.

Una explotación minera moderna y eficiente

Con el inicio de la producción en los finales de 2018, se utilizarán métodos convencionales de minería a cielo abierto, similares a los de una cantera, con perforación, voladura, carga y transporte del mineral y estéril mediante retroexcavadoras y camiones dúmper extraviales. Estos llevarán el mineral directamente a la tolva de la trituradora principal de la planta de procesamiento, mientras que el estéril se llevará a la nueva escombrera dentro del emplazamiento.

La actual corta se extenderá hacia el norte y el sur y en profundidad. La plena producción de la mina, 1,1 millones de toneladas al año, se alcanzará en el segundo año posterior al comienzo de la actividad.

Un sistema de procesamiento sencillo y limpio

El diseño de la planta de procesamiento tiene una capacidad de tratamiento de 1,1 millones de toneladas de mineral al año, operando cinco días a la semana, para producir unas 260.000 unidades de tonelada métrica al año de WO3 (producción media).

El mineral se procesará en planta mediante separación por gravimetría, en los siguientes pasos:

Triturado (no molienda) para liberar el mineral que contiene el wolframio (scheelita).

Cribado del producto triturado a 1 mm antes de llegar al circuito de preconcentración por gravedad compuesto por JIGs y espirales para producir un preconcentrado.

Habrá un pequeño circuito de limpieza en el extremo posterior de la planta consistente en mesas de sacudidas y flotación de sulfuros para producir mineral de wolframio limpio que se seca y envasa en sacos para su posterior envío.

Después de los pasos 1 y 2, la mayor parte del material que llega a la planta es descartado como estéril limpio, y solo un pequeño porcentaje del material pasa al paso 3. Los estériles inertes y drenados se mezclarán con el estéril de la mina en la nueva escombrera del emplazamiento. No será necesaria una balsa de lodos.

El agua utilizada en la planta de procesamiento se reciclará en circuito cerrado para evitar pérdidas de los recursos hídricos.

El proceso de tratamiento utiliza principalmente agua y gravedad, con un uso muy limitado de productos químicos simples.