Wolframio

El wolframio (también llamado tungsteno) es un metal con propiedades únicas que lo convierten en un componente esencial en muchas aplicaciones industriales. Entre sus propiedades más importantes destacan que posee el punto de fusión más elevado de todos los metales (3.400ºC) y la mayor resistencia a la tracción, una densidad muy alta y una dureza similar a la del diamante. Además es térmica y químicamente muy estable, un excelente conductor y respetuoso con el medioambiente.

El principal uso del wolframio es como carburo de tungsteno (material conocido como vidia), un elemento esencial en los procesos industriales ya que permite perforar, cortar, prensar y moldear a alta velocidad todo tipo de materiales. También tiene un uso secundario en electrónica y aceros/superaleaciones especializados.

Más del 80% del wolframio del mundo se extrae en China. El suministro a los países occidentales es limitado.

La demanda interior china ha crecido rápidamente en los últimos años y el país ha pasado de ser exportador neto a importador neto de concentrados de wolframio.

El wolframio, que tiene aplicaciones esenciales en la industria y los sectores aeroespacial y militar, es una materia prima estratégica.

Preocupa la seguridad del abastecimiento de concentrados de wolframio a empresas transformadoras y usuarios finales de la industria en Occidente. Esto, unido a otros factores, propició que la Unión Europea incluyera el wolframio en su lista de “materias primas fundamentales” y que el organismo británico British Geological Survey lo colocara en lo más alto de su lista de metales en riesgo de desabastecimiento.

El crecimiento del consumo de wolframio está estrechamente vinculado al PIB mundial, si bien en los 10 años anteriores a 2014 la demanda creció aproximadamente el doble que el PIB mundial.

Según los pronósticos, el consumo mundial de wolframio crecerá entre el ~3 y 4% anual entre 2016 y 2020.