Usos del wolframio

Como consecuencia de sus propiedades únicas, las aleaciones de wolframio se utilizan en diferentes áreas de aplicación:

Dada su dureza y capacidad para soportar el calor, el wolframio resulta ideal como componente esencial en herramientas de corte utilizadas para perforar, prensar o cortar otros metales, hormigón o roca (P.ej.: brocas para bricolage, herramientas metalúrgicas o instrumental odontológico, etc.)

Gracias a estas características, las aleaciones de wolframio también son idóneas para componentes críticos de maquinaria, termosensibles y resistentes al desgaste (P.ej.: válvulas de motor, palas de turbinas, puntas de bolígrafo o tacos de neumáticos de nieve, etc.)

Su resistencia al calor y al desgaste, junto a su conductividad eléctrica, hacen que el wolframio sea perfecto como componente termorresistente en aparatos electrónicos y como punto de contacto en circuitos eléctricos (P.ej.: pantallas LCD, tubos de TV, impresoras láser, lunetas térmicas, bocinas de vehículos o conmutadores eléctricos, etc.)

Por su elevada densidad el wolframio también se usa como peso o contrapeso en aplicaciones específicas de maquinaria (alerones en aeronáutica, sistemas de vibración de teléfonos móviles, contrapesos del cárter, palos de golf y como sustituto respetuoso con el medioambiente del plomo en los cartuchos de munición).

Las utilidades del wolframio dan como resultado una industria estructurada para producir varias categorías de productos:

  • Aproximadamente el 55% del wolframio se usa en la elaboración de carburo de tungsteno, que junto con otros metales como cobalto, titanio, tántalo y niobio, se utiliza en la fabricación de materiales de corte, perforación y antidesgaste.
  • Alrededor del 20% del wolframio se emplea en la producción de aleaciones de acero para usos especializados, como acero para altas velocidades, acero termorresistente o acero para herramientas, todos utilizados principalmente en aplicaciones de corte de metales y aplicaciones especializadas de ingeniería.
  • Un 17% del wolframio se destina a “productos manufacturados”, como varillas, láminas y filamentos de wolframio, contactos eléctricos, etc.
  • El 8% restante va a parar a la industria química y otras aplicaciones especializadas.